Toda la programación del primer ‘BCN Film Fest’

La próxima fiesta de Sant Jordi traerá de la mano un nuevo festival para la ciudad de Barcelona: el FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE BARCELONA-SANT JORDI (BCN FILM FEST) que se celebrará entre el 21 y el 28 de abril en los Cinemes Verdi del barrio de Gràcia de Barcelona.

El nuevo certamen está coorganizado por Espectarama (Cinemes Verdi) y el Festival Educacine y pretende convertirse en un punto de encuentro imprescindible para el público de Barcelona. Un festival que nace, igual que la emblemática fiesta de Sant Jordi, con un carácter popular y abierto a todos los públicos y a todo tipo de géneros.

El FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE BARCELONA-SANT JORDI cuenta con el patrocinio fundamental de Gas Natural Fenosa, Fundación Bancaria “La Caixa”, Estrella Damm, La Vanguardia y 20 minutos, siendo RTVE y TV3-Catalunya Ràdio los medios oficiales del BCN FILM FEST.

El BCN FILM FEST contará con una programación completa de 35 títulos, repartidos en las siguientes secciones:

INAUGURACIÓN Y CLAUSURA
Día 21 de abril
NORMAN, EL HOMBRE QUE LO CONSEGUÍA TODO (Norman: The Moderate Rise and Tragic Fall of a New York Fixer), de            Joseph Cedar – Premiere españolaDía 28 de abril
DÍA DE PATRIOTAS
(Patriots Day), de Peter Berg – Premiere española

SECCIÓN OFICIAL
Compuesta por 13 títulos, 12 de ellos a competición, que encajan en el triángulo Cine – Historia – Literatura :

CHURCHILL, de Jonathan Teplitzky – Premiere mundial
DANCER, de Steven Cantor – Premiere española
LA CASA DE LA ESPERANZA (The Zookeeper’s Wife), de Niki Caro – Premiere española
LA CAZADORA DEL ÁGUILA (The eagle huntress), de Otto Bell – Premiere española
LOS ÚLTIMOS AÑOS DEL ARTISTA: AFTERIMAGE (Powidoki), de Andrzej Wajda – Premiere catalana
MAL DE PIEDRAS (Mal de pierres), de Nicole Garcia – Premiere española
MARIE CURIE, de Marie Noëlle – Premiere española
MAUDIE, de Aisling Walsh – Premiere española
NAGASAKI: RECUERDOS DE MI HIJO (Haha to kuraseba), de Yôji Yamada – Premiere española
SU MEJOR HISTORIA (Their Finest), de Lone Scherfig – Premiere española
TANNA, de Martin Butler y Bentley Dean – Premiere española
UNA BOLSA DE CANICAS (Un sac de billes), de Christian Duguay – Premiere española
EL JUGADOR DE AJEDREZ, de Luis Oliveros (Fuera de competición) – Premiere catalana


CINEMA AMB GRÀCIA

Comedias:

50 PRIMAVERAS (Aurore), de Blandine Lenoir – Premiere española
ASUNTOS DE FAMILIA (Omor Shakhsiya), de Maha Haj – Premiere catalana
CASI LEYENDAS, de Gabriel Nesci – Premiere española
LA WEDDING PLANNER (Jour J), de Reem Kherici – Premiere española
ME CASÉ CON UN BOLUDO, de Juan Taratuto – Premiere catalana
TODO SOBRE EL ASADO, de Mariano Cohn y Gastón Duprat – Premiere catalana
UN ITALIANO EN NORUEGA (Quo Vado?), de Gennaro Nunziante – Premiere española


ZONA OBERTA

Películas evento y sesiones infantiles:

PLAN DE FUGA, de Iñaki Dorronsoro – Premiere catalana
TESTIGO (La mécanique de l’ombre), de Thomas Kruithof – Premiere catalana
THE BOOKSHOP (presentación de las primeras imágenes), de Isabel Coixet
THE GIRL FROM THE SONG, de Ibai Abad – Premiere mundial
GATOS. UN VIAJE DE VUELTA A CASA (Rudorufu to ippai attena), de Mikinori Sakakibara y Kunihiko Yuyama – Premiere                      catalana
OVEJAS Y LOBOS (Volki i ovtsy. Beeezumnoe prevrashchenie), de Andrei Galat y Maxim Volkov – Premiere catalana


 EXHIBITION ON SCREEN

Documentales de grandes pintores y exposiciones adaptadas a la gran pantalla:

EL JARDÍN DEL ARTISTA: IMPRESIONISMO AMERICANO (The Artist’s Garden: American impressionism), de Phil Grabsky –      Premiere española
MICHELANGELO (Michelangelo: Love and Death), de David Bickerstaff – Premiere mundial


IMPRESCINDIBLES
Cine clásico, especialmente europeo:

LAS PELÍCULAS DE MI VIDA, POR BERTRAND TAVERNIER
(Voyage à travers le cinéma français), de Bertrand Tavernier –          Premiere catalana 
JUEGOS PROHIBIDOS (Jeux interdits), de René Clément 
LOS AMANTES DE MONTPARNASSE (Les amants de Montparnasse), de Jacques Becker  
MADAME DE…,de Max Ophüls 
UN CONDENADO A MUERTE SE HA ESCAPADO (Un condamné à mort s’est échappé), de Robert Bresson

** SELLO EDUCACINE
Dada la especial orientación pedagógica del festival, con su vocación de encontrar y fidelizar nuevos públicos, es especialmente relevante la identificación de películas idóneas para el ámbito escolar. El sello Educacine se lo merecen aquellos títulos programados en el Festival que resulten particularmente adecuados para profesores y estudiantes que podrán acceder a los pases matinales a precios reducidos.


VISITAS CONFIRMADAS

Entre el talento ya confirmado que podrá asistir al Festival, destacan: Richard Gere y Joseph Cedar (protagonista y director de “Norman, el hombre que lo conseguía todo”), Bertrand Tavernier (director de “Las películas de mi vida, por Bertrand Tavernier”), Santiago Segura (actor de “Casi Leyendas”), Checco Zalone (actor de “Un italiano en Noruega”), Juan Taratuto (director de “Me casé con un boludo”), Isabel Coixet (directora de “The Bookshop”), Melina Matthews (actriz de “El jugador de ajedrez”), Ibai Abad y Lewis Rainer (director y protagonista de “The girl from the song”) y Phil Grabsky (director de “El jardín del artista: Impresionismo Americano”).

PREMIOS Y JURADO

SECCIÓN OFICIAL
– PREMIO DEL JURADO a la MEJOR PELÍCULA
Jurado integrado por Claudia Llosa (directora de cine), Toni Soler (productor de TV, periodista y apasionado de la historia) y Chufo Llórens (escritor).

– PREMIO DE LA CRÍTICA ACCEC a la MEJOR PELÍCULA
Jurado integrado por 3 críticos de l’Associació Catalana de Crítics i Escriptors Cinematogràfics

CINEMA AMB GRÀCIA
– PREMIO DEL PÚBLICO a la MEJOR COMEDIA (votos de los espectadores)

PREMIO EDUCACINE
– PREMIO DEL JURADO ESCOLAR a la MEJOR PELÍCULA con el SELLO EDUCACINE
(votos de los estudiantes y profesores)

ENTRADAS Y PROGRAMACIÓN
Descarga aquí los horarios y el programa de mano.
Las entradas están a la venta a partir de hoy viernes en la web oficial del Festival: www.bcnfilmfest.com y en las taquillas de los Cinemes Verdi

Proyección benéfica de ‘Norman, el hombre que lo conseguía todo’

Richard Gere va a venir a Barcelona, donde inaugurará el Festival de Cine que se está poniendo en marcha en los Cines Verdi (bcnfilmfest).

El día 20 de abril a las 20:00h, presentada en persona por Richard Gere, con la ayuda de Codespa y PRONEC, se ha organizado una proyección benéfica a favor de las causas que Gere viene apoyando desde hace mucho tiempo. Se proyectará:

Si desea contribuir a hacer la vida mejor a otras personas y ver la película con el propio Richard Gere presentándola, sólo tiene que inscribirse aquí e indicar cuántas entradas va a necesitar. El coste de cada entrada es 25 € y el dinero será dedicado íntegramente a causas sociales que el propio Gere explicará en el Cine Comedia antes de la proyección.

 

  Sinopsis
fle_globus

Un hombre de negocios de poca monta llamado Norman Oppenheimer se hace amigo de un joven político en un momento bajo y solitario de su vida.
Tres años más tarde, cuando ese político se convierte en un líder mundial influyente, la vida de Norman cambia dramáticamente. Para bien. Y para mal.

‘Lo tuyo y tú’, la cantante era calva

Una noche Youngsoo y su novia Minjung discuten por el supuesto flirteo de la chica con un desconocido y ella termina marchándose de casa. Al día siguiente Youngsoo vaga por las calles con la esperanza de encontrarla; mientras tanto Minjung (o una chica idéntica a ella) tiene citas con distintos hombres que dicen conocerla de antes.

La nueva película escrita y dirigida por el maestro Hong Sangsoo, ganadora de la Concha de Plata al Mejor Director en la pasada 64ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián-Donostia y protagonizada por Kim Joohyuck (Like for LikesThe Beauty Inside) y Lee Youyoung (The TreacherousLate Spring), continúa explorando las relaciones de pareja, verdadera constante de su cine como ya tuvimos ocasión de comentar en  Antes no, ahora sí.   Hong Sangsoo reflexiona en ella sobre los límites del conocimiento mutuo en el seno de una pareja y sobre el valor de la confianza del uno en el otro. Dividida en escenas separadas por fundidos en negro (fundidos que prácticamente juegan el mismo papel que el telón en el teatro), un mismo tema musical sirve de nexo entre ellas, un tema que, por su naturaleza desenfadada y vivaz, indica claramente que Lo tuyo y tú es una comedia.

¿Es una comedia? El coreano nos trae cuadros escénicos disparatados retratados en plano fijo (prácticamente sólo el uso de aparatosos zooms introduce movimiento) en los que los personajes declaman diálogos, que en ocasiones se antojan casi sin sentido, mientras beben, sobre todo beben. La ruptura de la ilación lógica es la que funciona aquí como vehículo del humor, a algunos les podrá provocar hilaridad, a otros sólo una sonrisa, no faltarán los que no capten la gracia, pero lo que vivirán todos es el extrañamiento. Y el extrañamiento es ese lugar en el que lo habitual se deforma y pierde su confortabilidad, algo semejante a las imágenes reflejadas en espejos distorsionantes. Eso es Lo tuyo y tú, una suerte de palacio de los espejos en el que nos veremos obligados a ver de otro modo nuestras propias vivencias sobre el amor, la (des)confianza, la capacidad de comprender al otro, en suma, la posibilidad y sentido de formar una pareja.

Sólo el amor verdadero tiene valor, lo demás es comer y cagar” dice en un momento el protagonista, todo un trasunto del pensamiento del propio director: “el amor es lo único que importa en esta vida aparte de la cerveza. Si encuentras a una persona a la que puedas amar y con quien puedas compartir tu vida, que en el resto de facetas de tu vida seas un desastre carece de gravedad”. Sangsoo se autoproclama vago porque no está dispuesto a inventar nada más allá de lo que él mismo aprecia y vive, por eso en todas sus películas se bebe tanto y por eso hablan todas ellas de amor, “yo mismo no tengo más aficiones que beber. Hablo de lo que sé, punto. Jamás me plantearía contar la historia de, por ejemplo, un piloto de carreras vegano y aficionado a la pesca. No conozco a nadie que sea así, y soy demasiado torpe para inventármelo”. Pero igual que reconoce su pereza, es consciente de su honestidad, “casi nada en mi cine es intencionado, porque me gusta ponerme a merced de los accidentes. Tampoco comparo mis películas entre sí. Cada una de ellas es un reflejo de quién soy yo en el momento de hacerla, una instantánea de quién soy en diferentes épocas de mi vida. En ese sentido soy un director brutalmente honesto”. El coreano no escribe detalladamente sus guiones, juega a la improvisación, se burla amablemente de la prensa que en su juicio rebusca demasiado en sus obras (niega incluso que el cine de Rohmer sea una influencia consciente) y respira sinceridad en cada palabra, una sinceridad que impregna cada fotograma en el que vierte su pensamiento y su sentimiento. Romántico empedernido, no se cansa de dar argumentos sobre como el amor es lo único. Y nosotros podemos amarle por ello.

 

 

El otro lado de la esperanza, de lo cómico y lo serio

Helsinki. El joven Khaled (Sherwan Haji) llega oculto en un barco de carga procedente de Siria. Mientras, un gris comercial llamado Wikström (Sakari Kuosmanen) decide poner fin a su matrimonio y a su negocio, y abrir un decadente restaurante. Sus caminos se cruzarán y Wikström ofrecerá a Khaled techo, comida y trabajo. Pero el sueño del chico es encontrar a su hermana, que también huyó de Siria. 

El otro lado de la esperanza es el último trabajo del director finés Aki Kaurismäki, recientemente galardonado con el Oso de Plata a Mejor director en el Festival de Berlín, certamen donde fue estrenada la película a nivel internacional. Kaurismäki nos mostrará la huida hacia adelante de dos personajes que, por diferentes motivos, quieren escapar de la encerrona en la que se ha convertido su vida. Ambas historias irán en paralelo hasta que colisionen, momento en el que ambos verán sus objetivos cumplidos, aunque con una suerte muy desigual. Todo ello narrado con el personalísimo estilo del director cuyo sello se define por un humor absurdo plagado de personajes y situaciones grotescas. Casi un paseo por los sueños de un sonámbulo, jalonado por las interpretaciones de viejos rockeros finlandeses.

Es posible que no todo el mundo esté capacitado para entrar en este extraño humor de Kaurismäki,  capaz de sacar una sonrisa al espectador con un tema tan serio como es la emigración, las trabas burocráticas para lograr el asilo y los encontronazos con la sinrazón, representada aquí por unos skins cabeza hueca. Y más allá incluso, porque El otro lado de la esperanza denuncia la idiotez y la hipocresía que todos, en mayor o menor medida, manifestamos respecto a este espinoso tema. Una denuncia sin moralina, pero con una agudeza tal que nos conmociona y nos mueve a reflexión. Esas situaciones ridículas y esos diálogos disparatados que los personajes viven (y los actores interpretan) con total seriedad, como aquellos personajes de Dario Fo que repetían a grito pelado “¡Viva la vida, alegre y divertida!”,  logran dejarnos una sonrisa, sí, pero una sonrisa que se congela, pues sentimos que lo que se desvela es lo vacua que puede llegar a ser la existencia. El otro lado de la esperanza es a la vez, bufa y amarga.

Kaurismäki declaraba en una entrevista concedida a El mundo: “El cine no puede cambiar el mundo. Jean Renoir lloraba porque tras mostrar los desastres de la Primera Guerra Mundial en una obra maestra como La gran ilusión, nada impidió que llegara otra aún más brutal. El arte no cambia nada. El arte, de hecho, ya no es arte. Ahora, se ha transformado en simple entretenimiento. En cualquier caso, la naturaleza del cine es eso: entretenimiento. Y eso no es malo. Todo lo que signifique un alivio del sufrimiento necesario de la vida es objetivamente bueno.” Lúcido y satírico, a sus 60 años Kaurismäki hace gala de un pesimismo esperanzado, si se nos permite el oxímoron, y eso se traduce en su trabajo (que él cataloga de “mierda, pero con sentido”), no hay que cejar en la denuncia, el mundo es responsabilidad de todos, a sabiendas de que poco está en nuestras manos, pero sin reprimirnos ese lujo que es la comicidad. Como el Preston Sturges de Los viajes de Sullivan, el finlandés sabe que dar evasión a los desfavorecidos es en sí (y a la vez) el mayor honor que puede alcanzar un artista y la actitud más combativa posible ante nuestra realidad.   

El otro lado de la esperanza es la segunda entrega de una trilogía (que según el autor comprenderá solo dos partes) portuaria que el director inició con El Havre. Humor unido al profundo cariño hacia los más desfavorecidos que el director siempre ha mostrado en sus más de 20 trabajos como director, entre ellos pequeñas joyas como La Vida de bohemia (Premio Fipresci de la crítica, Berlín 1992), Nubes pasajeras, Un hombre sin pasado (Gran Premio del Jurado en  Cannes 2002), Luces al atardecer o la ya nombrada,  El Havre (Premio Fipresci de la crítica, Cannes 2011). Su amplia y meritoria filmografía fue reconocida en la pasada edición del Festival de Cannes donde recibió la Carroza de Oro por su sobresaliente trayectoria.

I Am Not Your Negro, una tesis distinta

En I Am Not Your Negro el director Raoul Peck reimagina Remember This House, la obra inacabada del activista por los derechos de los afroamericanos James Baldwin. Utilizando fragmentos extraídos del libro original narrados por Samuel L Jackson, así como filmaciones de sus discursos y entrevistas televisivas, y diverso material de archivo y cinematográfico, este documental aporta una visión genuina sobre el racismo en Estados Unidos contada a través de las vidas -y posteriores asesinatos- de tres amigos íntimos del autor: Martin Luther King Jr., Medgar Evers y Malcolm X. Pero ello no significa que estemos hablando del racismo en pretérito, ni mucho menos, el discurso de Baldwin continúa vigente y así se demuestra en este soberbio documental que también muestra, junto a palizas a manifestantes de los sesenta o linchamientos a negros en el sur, escenas recientes de palizas policiales o fotografías de víctimas de la violencia racista actual.
Un repaso a la historia norteamericana y a su cultura, de la que se ha intentado excluir a los negros, cuando desde siempre han formado parte de esa civilización y han forjado ese país. Testigo de excepción de una época convulsa, James Baldwin fue amigo de los  más importante activistas contra el racismo, Martin Luther King Jr., Medgar Evers, Malcolm X y Lorraine Hansberry, los cuales murieron antes de cumplir los 40 años, los tres primeros asesinados y Hansberry de cáncer, aunque como Baldwin afirmó: “es claro sospechar que lo que vio contribuyó a la tensión que la mató, porque el esfuerzo al que Lorraine estaba dedicada es más que suficiente para matar a un humano.” Asistiremos a su dolor. A su duelo y a su lucha frente a una sociedad hipócrita y enferma que, si bien muchos años después fue capaz de nombrar presidente a un ciudadano de piel negra, también lo ha sido de poner en la Casa Blanca a un personaje ridículo y demente como es Donald Trump.
   La tesis que nos muestra Baldwin es más compleja de lo que a priori pudiéramos esperar, no es el discurso de siempre aunque los datos sean los mismos y aunque la revisión de los hechos nos pueda avergonzar aun no siendo norteamericano. No, no se trata de eso, porque si así fuera se le podría contestar que los tiempos han cambiado mucho y que la lucha por los derechos civiles ha ganado muchas batallas. Para Baldwin el racismo en EE.UU no ha retrocedido, ni retrocederá hasta que se interiorice que el american lifestyle  también incluye la realidad de aquellos a los que se les ha vetado el american dream. La realidad afroamericana, su condición y el dolor que han atravesado son parte de América, son América. No se trata de que haya un colectivo sojuzgado al que el otro colectivo puede liberar, se trata de asumir lo negro, su cultura y su dolor, el dolor que les ha infligido el blanco, como parte integrante de la realidad de un pueblo. Sólo cuando esto se haya interiorizado se podrá hablar de avance y fin del racismo.
 Inteligente e instructivo, este documental, que también ha sido aclamado por la crítica de su país,  ha recibido múltiples galardones que han culminado en la nominación a los Oscars en la categoría de Mejor Documental.

2016: Premios Oscar: Nominado a mejor documental