Mia madre, la importancia de un primer plano

mia-madre cartelMia madre se abre enfrentándonos al encontronazo entre un grupo de manifestantes (obreros que reclaman no ser despedidos) y una escuadra de antidisturbios que pretenden vetar el paso de los obreros a la fábrica. Un rosario de planos cerrados, muy cortos, casi primeros planos, nos introducen en la acción como si nos estuviera rodeando, como si estuviéramos metidos en ella. Entonces la cámara retrocede y se desplaza hacia la derecha, mientras escuchamos una voz femenina gritando corten.

Así descubrimos que Nanni Moretti lo ha vuelto a hacer: instalarse (e instalarnos) en la ironía brechtiana para desarrollar el tema del relato que nos va a contar. Relato en el que, como ocurría en Abril (1998), la reflexión metacinemática se combina y alterna con la circunstancia personal de quien dirige el filme dentro del filme. Si en el largometraje de 1998 esa circunstancia personal era el nacimiento del hijo de Moretti, en esta que nos ocupa lo es el duelo por la reciente pérdida de su madre (la madre del director murió durante el montaje de su anterior filme, Habemus papam).  Pese a compartir estructura, una gran diferencia separa ambas películas, si en 1998 Nanni Moretti actuaba interpretándose a sí mismo, en su último trabajo se reserva un papel secundario (el de hermano de la protagonista) mientras el principal es encarnado por Margherita Buy (actriz con la que ya había colaborado) la cual funciona en su papel de cineasta como auténtico alter ego del romano. Se diría que la edad, la madurez, ha dejado un poso de pudor en Moretti y aunque sigue trabajando al son de sus intereses, inquietudes, y vivencias personales, prefiere desplazar lo cercano a un tercero que le represente como un modo que le permite universalizar más sus reflexiones y criterios.

mia-madre 1

Volvamos, pero, a esa primera escena. Tras el corten, Margherita se acerca a su equipo indecisa entre dar la toma por definitiva o volverla a repetir, e increpa, sobre todo, al segundo cámara que ha sido responsable de esos planos tan cortos. La directora no es partidaria de esa inmersión del público, el suyo es un filme social, y lo que quisiera es que fuera visto por los espectadores desde su capacidad de análisis y no desde sus emociones. Margherita (Moretti) pretende provocar un distanciamiento, por cercano que sea el objeto fílmico, que favorezca la actitud crítica. Ese distanciamiento es el que quiere también en los actores a quienes siempre pide que no se sumerjan en su papel, ella no quiere que el actor desaparezca detrás del personaje sino que sean visibles ambos, pide una interpretación  que no quede disimulada en la ficción, sino que se mantenga patente como juego consciente en todos los niveles. Esto es, el cine de Margherita-Moretti (porque esa exigencia es la que él ha pedido siempre a sus actores) se pretende documental aunque se dé desde la ficción, y a la vez ficticio aunque se construya desde la propia circunstancia personal del autor. Así ve Margherita el cine, así lo ha visto hasta aquí Nanni Moretti, pero estamos ante un cambio, hay un punto en la película en la que la propia directora reconoce que nunca ha sabido muy bien ni ella misma lo que significaba ese consejo repetido a sus actores.

Mia madre es la historia de una crisis existencial que se extiende incluso a lo artístico. Mientras dirige su película, Margherita atraviesa un delicado momento, inmersa en una nueva ruptura sentimental y sintiendo, además, que su relación con su hija se está enfriando, la cineasta divide su tiempo entre el rodaje y el hospital donde tiene a su madre ingresada. Nanni Moretti reconocía a The guardian que cuando habla con los médicos su cerebro no funciona, vive un auténtico “apagón” y como tal lo proyecta  sobre Margherita, la directora se instala en la negación cuando los médicos describen el cuadro terminal de la madre. Curiosamente en la ficción Moretti, como hermano de Margherita, es consciente y responsable ante la situación, desplazando sobre él un trasunto de sus propios hermanos.

Nanni Moretti e Margherita Buy in una foto di scena di 'Mia madre'. ANSA / WEB

El director viste la peripecia del personaje con el ropaje de sus vivencias, literalmente además, pues, en aras de dar mayor verosimilitud a la trama, Giulia Lazzarini, quien interpreta a la madre de Margherita, se viste con la ropa que llevaba en el hospital la propia madre del cineasta, y no sólo eso, el coche que conduce Margherita es el de él y los libros de sus padres se alinean en las paredes de los interiores de la película. Este curioso atrezzo no tiene una pretensión morbosa, es sólo un vehículo con el que quiere atraer el verismo hacia esta historia de duelo. Moretti se muestra hábil en la disección de los sentimientos humanos ante la pérdida, más incluso que en La habitación del hijo quizás porque la mezcla irónica de drama y humor está mejor cocinada al ensamblarse como si de historias paralelas se tratara, drama en la familia, humor en el set. Dos historias que no se desgajan porque la cinta del italiano no es solo una introspección sombría sobre la muerte de la madre, es toda una reflexión sobre la incertidumbre, ante la vida, ante el arte.

Moretti reconoce que lo más autobiográfico del filme es ese sentimiento de descontento, esa sensación de estar perdiendo algo, que define al personaje de Margherita. Bajo esa apariencia de ególatra extrovertido se esconde una persona tímida que se vuelve cada vez más pudorosa y, paradójicamente, más emotiva. En Mia madre el director se instala en la ironía para acabar concluyendo que, después de todo, lo más importante es transmitir nuestras emociones, ser capaces de darnos y dejarnos llevar. Si en el inicio nos encontrábamos con una Margherita que abjuraba de los planos cortos, la cinta se cierra sobre un primer plano de la propia Margherita reconciliada con sus sentimientos. Toda una declaración de intenciones.

mia madre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s