45 años, ya nos hemos dicho adiós

45 años cartelHay películas que se ganan un puesto de honor en la memoria cinéfila gracias a su escena inicial, ahí está Sed de mal o la reciente El puente de los espías. Otras en cambio se nos quedan grabadas por sus planos finales: nadie podrá olvidar jamás la transformación del rostro de Giulietta Masina en Las Noches de Cabiria o la sonrisa de Mia Farrow en el punto final de La Rosa púrpura de El Cairo45 años puede incluirse entre estas últimas, aunque la expresión de Charlotte Rampling sufre la transformación contraria a la de Cabiria: su faz expresa gradualmente la decepción de quien sabe que ya nada volverá a retornarle la dicha de creerse amada. 45 años nos hace recordar otro de esos finales de antología, el de Dublineses, pero no por el semblante de Angélica Huston mientras desciende las escaleras, sino por la revelación que ese ademán (y la posterior confesión) pinta en el alma de su esposo. Competir con los rastros que ha dejado una amante muerta es una batalla perdida de antemano.

Me perdonarán por haber arrancado esta crónica con tamaña desvelación, llamada ahora spoiler, sólo puedo decir en mi descargo que 45 años es mucho más que la resolución de una trama. La película de Andrew Haigh nos plantea algo mucho más universal. La historia del matrimonio protagonista, llevan juntos los 45 años del título y nada parece haber turbado su existencia hasta recibir la carta que informa al marido (Tom Courtenay) del posible hallazgo del cuerpo de una anterior novia, puede servirnos como objeto de proyección de nuestra propia experiencia y hacer que nos preguntemos hasta que punto puede llegarse a conocer al otro (y a uno mismo, en verdad) aunque sea nuestro compañero y aunque se le suponga ser la persona a la que más queremos (y más nos quiere). La pareja como institución es puesta bajo el punto de mira y es revelada como un equilibrio precario mantenido, tantas veces, gracias a la conversión de la vida en rutina, a pasar por nuestros días como de puntillas sin querer darnos cuenta de la repercusión de nuestros actos y nuestras decisiones, gracias a querer creer que amamos y somos amados sin plantearnos realmente qué significa tal cosa.

45 años 1

45 años es el reverso perverso de cintas como El estanque dorado, aquí el llevar toda una vida juntos se nos manifiesta como el haber estado perdiendo en el día a día los momentos que podían haber sido especiales y de los que sólo queda un pálido recuerdo imposible de recuperar. Esas fotos que nunca se hicieron los protagonistas es la metáfora sutil con la que Haigh nos lo expresa. El inglés narra como si diseccionara con esmero las sucesivas capas que esconden nuestras debilidades y mentiras, Haigh se comporta como un cirujano de lo emocional y usa su bisturí cinematográfico para retratar con el pulso justo el final del amor (como ya hiciera antes en la notable Week End). Sin duda Haigh es un director que sabe ponerse en la piel de sus personajes logrando aquí que su punto de vista sea el de esa mujer que descubrirá que nada a su alrededor es como lo había imaginado, ni tendrá el final que ella había ideado.

La mano de Haigh no luciría igual, sin embargo, de no haber contado con esos dos actores experimentados, especialmente con esa inmensa Charlotte Rampling que parece estar en estado de gracia y que ya ha recibido varios premios por esta interpretación. El tandem formado por los actores y el director nos hace sentir que esta película contiene la fórmula magistral sobre cómo cabe hablar del fin del amor y como va a continuarse solo en la mera apariencia. 45 años es una película sobre el aciago descubrimiento de la mentira sobre la que se funda la unión de sus personajes, contado de tal forma que nos hará mirarnos a nosotros mismos para tratar de evitar, si nos es posible, que ocurra lo mismo en nuestras vidas. Una mirada agridulce que guardaremos en el lugar querido donde almacenamos nuestros mejores recuerdos del buen cine.

45 años 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s