Deuda de honor, no hay lugar para la épica

Deuda-de-honorMalos tiempos para la lírica cantaban Golpes Bajos haciéndose suyo un verso de  Bertold Brecht. Un canto que nació de la desesperanza ante la alienación de los sistemas totalitarios y que Copini adaptó a la pérdida de confianza en la posibilidad de un cambio real que impidiese la caída de Occidente en el liberalismo salvaje. Si malos son los tiempos para la lírica, pues, peores son aun para la épica porque no hay héroes que elogiar. Quizás por eso los westerns, desde las últimas décadas del XX hasta hoy, muestran el reverso de las gestas que se plasmaban en la época dorada del género. Es tiempo de melancolía y de crepúsculo. Y Deuda de honor se adscribe de lleno a lo crepuscular llevándolo incluso más lejos que nunca.

Tommy Lee Jones en su nueva incursión tras las cámaras nos trae un filme sólido que captura el espíritu de los tiempos como los hemos descrito que viene a traernos el reverso oscuro de aquella caravana de mujeres que inspiró a los mozos de Plan. El oeste más que una tierra cargada de oportunidades es visto como un mundo  inhóspito, de hombres rudos, en el que no tiene cabida la singularidad femenina. Mary Bee Cuddy (Hilary Swank), una mujer tan inteligente, recta y bondadosa que no encuentra marido en la Nebraska de 1855 -porque los hombres temen sus tres virtudes- se hace cargo del traslado de tres mujeres que han perdido la razón a causa de las durísimas condiciones de vida en un pequeño asentamiento de colonos perdido en medio de la nada. La congregación religiosa decide enviarlas, atravesando tierras desérticas azotadas por indios y forajidos además de por unas temperaturas extremas, a una población en la que podrán ser debidamente atendidas. Le acompañará un viejo truhan borracho y pendenciero al que ella salva de la horca, papel que Tommy Lee Jones reserva para sí mismo. Sin carecer de momentos cómicos, Deuda de Honor es un retrato desolado del desvarío ante el límite, una enunciación de la lucha con la frontera como estado mental que nos arroja al delirio.

estrenos-semana-trailer-deuda-honor-1447266836303

El segundo western de Tommy Lee Jones narra, con el lenguaje de los clásicos, una contra-aventura (si se me acepta la expresión) en la que la gesta viene tiznada con el hollín del desencanto y en la que se tensa la amargura del relato hasta llegar a un punto de inflexión brutal e inesperado que nos cambia todas las perspectivas. Rotos los esquemas, el director y protagonista nos da una tregua y nos permite degustar unas cuantas gotas de ternura. Pero ese interludio es breve, ya no hay redención posible para el viejo hombre del oeste, perdido el crédito social, no cabe más salida que el regreso al no hogar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s