Home, dulce hogar: derecho a ser diferente

Home cartelCuando Oh, un adorable inadaptado procedente de otro planeta, aterriza en la Tierra y se encuentra huyendo de su propia especie, entabla una improbable amistad con una muchacha aventurera llamada Tip, que anda metida en una búsqueda exclusivamente suya. A través de una serie de cómicas aventuras junto a Tip, Oh llega a entender que ser diferente y cometer errores forma, todo ello, parte del ser inteligente y juntos descubren el verdadero significado de la palabra HOGAR.

Las películas de animación son una de las mejores herramientas para educar en valores mientras se desarrolla la fantasía. Sus espectros temáticos son muy recurrentes igual que sus esquemas narrativos. Casi siempre nos enfrentan al diferente, al inadaptado y no aceptado por los demás, que acabará por demoler el viejo orden (tras demostrarse que estaba errado) y  permitiendo que un nuevo equilibrio resuelva los problemas a los que se haya visto abocada la comunidad. Home no es diferente en esto, pero reviste el esquema básico con una interesante aventura que mezcla géneros diversos desde la ciencia ficción (casi distópica) hasta la novela de crecimiento. Una mezcla sin fisuras que da como resultado un entretenido conjunto.

Así, Tim Johnson, su realizador, la define como la primera “película de animación postapocalíptica, mezcla de comedia de amigos, invasión extraterrestre y road movie”. Aunque, por encima de todo, asegura Johnson, Home gira en torno a dos personajes que no encajan en sus respectivos mundos, pero que unidos descubren el auténtico significado de la aceptación, además de rasgos comunes que no dejan de sorprenderles. “Es en gran medida una película de amigos, pero también trata de un choque de culturas que da lugar a un extraordinario entendimiento y que florece en una divertida y hermosa amistad entre Oh y Tip”, explica.

home 1

El viaje de Oh y Tip tiene mucho de aventura iniciática, pues con su peripecia descienden a un universo desbarajustado desde el que se elevarán con una lección aprendida: hay que aceptar las diferencias que nos enriquecen y pugnar por ser nosotros mismos.

Tim Johnson se aparta de la animación característica de Disney, para contarnos su fábula. No busca la tridimensionalidad, sino que expresa sus conceptos con el uso del color. Esto le acaba de dar un aura especial que la convierte en una de las cintas a ser considerada en los balances del año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s