El extraordinario viaje de T.S. Spivet, vive como quieras

El_extraordinario_viaje_de_T_S__Spivet-CartelA veces, algunas veces, los cursis tienen razón. Era joven aún cuando pronuncié esta sentencia, entonces, cuando había renunciado a la ternura para poder admirar a la vida en toda su crudeza, en su ser paradójicamente bella pese a todo el dolor que encierra. Creía a pies juntillas en el sentido trágico de nuestra existencia y rehuía cualquier manifestación meliflua y edulcorada en el arte y, como no, en la vida. Sin embargo, tuve que aceptar que en ocasiones lo empalagoso, la impúdica cursilería, tiene sentido, porque también es necesario que de vez en cuando nos dejemos arropar por el velo de lo ilusorio, dar un descanso a nuestra actitud de centinelas del abismo, precisamente para afianzar las ciegas esperanzas que nos hacen aceptar lo cruel y afirmarnos con entereza como héroes de lo cotidiano. Lo cursi es el descanso del guerrero que trae la paz necesaria para seguir luchando contra lo inevitable. El extraordinario viaje de T.S. Spivet se quiere voluntariamente cursi y, con su exceso de dulzura, cae sobre nosotros como agradecida lluvia de mayo.

Jean-Pierre Jeunet entraba en el cine por la puerta grande, de la mano de su inseparable Marc Caro, con una obra atípica que rezumaba eso que se ha dado en llamar la poética de lo sórdido. Delicatesen fue la carta de presentación de unos jóvenes cineastas que se manifestaban como grandes creadores de universos imaginarios cargados de simbolismo y extravagancia desde los cuales, con el inmenso poder de lo fantástico, exponer los errores y aciertos de nuestra condición humana. Junto a Caro, todavía repitió aventura en el fantástico con la no suficientemente valorada (al menos en su momento) La ciudad de los niños perdidos, que supuso el fin de su periplo conjunto. Jeunet debutaba en la dirección en solitario con Alien resurrección, pero fue en el inicio del nuevo siglo cuando dio luz a su película y su personaje más emblemáticos  (para bien y para mal) Amelie. Puede decirse que, con su última obra, Jeunet recupera de Amelie al personaje tocado por la gracia de ser capaz de actuar como catalizador de su entorno el cual se verá redimido y en el que los personajes tomarán conciencia de lo mucho bueno que tuvieron siempre. La peripecia de Amelie y la de T.S Spivet (el niño llamado gorrión), pues, detonan el arco de transformación de todos los personajes encaminándolos hacia la aceptación de ellos mismos y de su mundo particular, el cual  a partir de ese momento se verá como la máxima expresión de la alegría de vivir.

young_prodigious_ts_spivet_a_l

El extraordinario viaje de T.S. Spivet, es una película cuento, al modo en que lo era  Big Fish de Tim Burton, donde el viaje iniciático se viste con el ropaje de lo grotescamente tierno mientras ambas exaltan el inmenso poder de la imaginación por encima de las demás facultades humanas. Si en Big Fish teníamos a un contador de cuentos como hilo conductor, en la película de Jeunet nos encontramos con un pequeño inventor que tiene que sobreponerse a sus condicionantes para poder ser reconocido en su valía. Donde termina la ciencia empieza la poesía, y los grandes descubrimientos de la ciencia han sido debidos a investigadores que tenían casi más de poetas que de científicos, se dice de forma expresa en un momento de la película franco-canadiense, y esa es su vertebralidad, Jeunet se propone defender a modo de fábula el papel de lo irracional, del sentimiento, como fuerza que nos equilibra y nos conduce hasta lo mejor de nuestra condición. Y lo hace de forma expresamente excesiva, tanto en sus tintas argumentales como en sus desarrollos visuales.

21017101_201307021555087_jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Es en lo visual donde tiene El extraordinario viaje de T.S. Spivet su mayor baza. Quien esto escribe no pudo acceder a su proyección en 3D (por causas ajenas a la distribuidora), pero estamos seguros de que no yerra en su juicio el comentarista de Variety cuando afirma que  este filme es un vehículo perfecto para el 3D y Jeunet lo aprovecha al máximo, ofreciendo un banquete de divertidas florituras visuales muy apropiadas para la gracia del libro.” Incluso en su copia 2D se intuyen los momentos en que la explosión de color y efectos  visuales han de ser regalos de puro delirio sensorial. Como barroco espectáculo de luz y color cabe disfrutarla sin hacerle grandes preguntas. Con sus excesos la película de Jeunet nos sumerge en la desaforada imaginación de un niño superdotado y a nosotros nos cabe el deber de dejarnos llevar. Igual como si estuviéramos disfrutando de unos fuegos de artificio en una embriagada noche estival.

 

 

Anuncios

Un comentario en “El extraordinario viaje de T.S. Spivet, vive como quieras

  1. Pingback: Serendipia’s 2014 fantasy and horror top ten | Proyecto Naschy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s