Nymphomaniac, un viaje desde el negro hasta el negro

Lars von Trier funde a negro cuando el célibe (pura intelectualidad) se acerca libidinosamente a la carne que acaba de redimirse renunciando a sí misma, cierra así en el volumen 2 el círculo que abría en negro el volumen 1. La salvación y la muerte se dan la mano una a otra pues de la una a la otra sólo media un hilo muy fino: el sexo es un eterno misterio de la condición humana.

Cuadro-Negro

“El problema no es que hablen mucho, es que se escuchan demasiado”, sentenciaba un nymcrítico a la salida del pase del volumen 2. En los cursos de escritura se insiste mucho en la diferencia entre decir y mostrar, siendo lo segundo lo que debería lograr el buen escritor, no hay que hacerle decir al narrador sino que hay que poner en acción a los personajes y que la historia se explique por sí misma.  En Nymphomaniac el decir se independiza del mostrar y parece que se desconfíe de la inteligencia del espectador para descifrar las claves que están en juego. La tesis pesa más que la imagen. Estructurada como colección de relatos dentro de un relato, los referentes y claves de los episodios se explicitan directamente en el diálogo entre Joe (esa especie de Sherezade de la confesión erótica) y Selignan, actuando este como el evidenciador de la lectura nymphomaniac_25562intelectual/moral del exempla. Y ese artificio, que se remonta al momento inaugural de la prosa literaria, puede antojársele  al espectador moderno como una impostura que resta naturalidad a la cinta haciéndola discursiva e impermeable a la emoción. Sin embargo, cabe decir que la descompensación entre tesis e imagen es un recurso voluntario pensado para llevarnos a su puerto, el de la imposibilidad de conciliación entre el intelecto y la vida. Enfermos melancólicos creemos que podremos penetrar de palabra la fuerza de la naturaleza, pero palabra y vida se excluyen irreconciliables la una con la otra: desde el negro inaugural sólo podremos llegar al negro de la desaparición.

Efectivamente, los diferentes capítulos de la vida de la ninfómana son cuentos ejemplares a través de los cuales se ensayan diferentes aspectos de lo sexual, diferentes parafilias (desde la pederastia al sadomasoquismo pasando por la fijación edípica). Narrado todo desde el punto de vista de la carnalidad que experimenta en lo concreto, Joe (Charlotte Gaingsbourg ), la interpretación viene de la boca de Selignan (Stellan Skarsgård) quien es capaz de extraer las significaciones profundas de los actos precisamente porque es la razón teórica que nunca ha experimentado lo particular. El célibe escucha/confiesa a la ninfómana con una voluntad de darle  sanación mediante la palabra. Ella es acción, él es digresión; juntos componen una pieza de cámara, una sonata en la que del diálogo entre los dos componentes va resultando una sumersión en la inconmensurabilidad de lo sexual en lo humano. Son los dos polos de un mismo campo magnético,y de su toma de contacto sólo puede surgir la transfiguración de ambos. Joe creerá que por fin se ha liberado de la carga de su (la) sexualidad, una sexualidad que no ha podido dejar de arrastrar consigo una pátina más o menos leve de culpabilidad (por mucho que a través del espejo se haya aceptado a sí misma), y decide convertirse en la excepción, en el humano que no depende más del sexo, gracias a la amistad que por primera vez ha creído encontrar en la figura de Selignan. Desde la oscuridad habría llegado a la luz por haber entrado en comunión con otro ser humano. Pero aquel que la ha acompañado a través de su viaje no es más el mismo que ha conocido, el relato le ha transmutado y, cuando ella llega a la superación del deseo desmedido, en Selignan se despierta la avidez. La amistad entre un hombre y una mujer no puede darse, parece decirnos Lars von Trier, igual que no es posible que desaparezca la dualidad mente-carne. Al final del periplo no hay luz, el sexo sigue siendo un abismo y una adicción insaciable, la liberación no es posible más que con la muerte.

nymphomaniac1-640x375

Nymphomaniac (Vol. 1 y Vol. 2) no resulta ser una película pornográfica, no, al menos, si por tal entendemos un filme que pretende provocar la excitación sexual del espectador. Quiere ser una indagación sobre el sentido, un debate entre la razón (principio masculino) y la intuición (principio femenino), como ocurría en sus dos obras anteriores, Anticristo y Melancholia, (con las que forma, de hecho, trilogía) y como tal hay que entenderla. No se trata tampoco de que el sexo sea una mera excusa, pero es más una aproximación intelectual (para algunos más pretenciosa que profunda) que un ejercicio de exposición de lo práctico. Por tanto, no hay que tratar de enjuiciarla dentro del género X (ni siquiera en relación a las cintas más introspectivas), por mucho que la promoción se haya valido de la presunta aparición de prácticas explícitas para atraer al público (pocas son las que hay, aunque para acabar de valorarlo haya que esperar a la versión full que se espera para el DVD). Si se va al cine con esas expectativas, no va a generar más que decepción y no podrán apreciarse los que son su valores (como por ejemplo que cada episodio tenga un estilo distinto y sea emparentable con otras filmografías). Si acaso hay transgresión, esta viene del lado del concepto que se pretende, no del contenido visual de sus imágenes. No se la puede comparar a otras cintas eróticas, hay más un intradiálogo con la forma de entender el cine del danés y en el marco de su obra es donde cabe situarla para interpretarla.

No es una película porno, es una película Lars von Trier, porque en el fondo cada una de sus obras es un trasunto del propio cineasta. Y esto podrá gustar o desesperar, pero no corresponde a quien escribe esto emitir ese juicio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s